canoa.jpg

Desde mañana comienza a navegar por el Río Ariari un planchón o ferry empujado por una canoa que permitirá a los puertorriqueños movilizarse y transportar sus productos y bienes.

Esta obra requirió de una inversión de varios millones, aportados por el gobierno local, la Gobernación del Meta y Acción Social, a través del programa Colombia Responde.

En total, unas 3.500 personas se verán beneficiadas directamente de este ferry, porque desde ahora, podrán transportar ganado, productos agrícolas, vehículos de carga, maquinaria y muchas cosas más, que antes salía más caro trasladar con canoas.

Como obra complementaria a esta inversión pública, se ejecutaron obras por 50 millones de pesos, para adecuar embarcaderos de Puerto Olivo y Puerto Chispas.

El nuevo ferry mide 24 metros de largo y 6 de ancho, y todo su cuerpo es de acero. Quizás se podría haber lanzado a principios de año, pero con la escasez de lluvias, no se hubiera podido navegar el ferry, así que este era el mejor momento.

Pensar que no sólo en Puerto Rico, sino en muchos países isleños, se depende enteramente de barcos, balsas y canoas para sobrevivir, porque ya de la pesca exclusiva nadie vive, además hace falta otras cosas y bienes, a los que ya no estamos dispuestos a renunciar una vez que los hemos tenido a disposición todos los días.

Algo tan básico como el papel higiénico, podría ser una tragedia no tenerlo, y es así como transcurre la vida de los que viven en una isla. Algunas más cercanas, otras más lejanas.

Vía/ Eltiempo