yunque2.jpg

El Bosque Lluvioso de el Yunke es un lugar fresco, de montaña y selva subtropical. Esta selva en forma de medialuna se caracteriza por la Sierra Palmas y la gran cantidad de plantas epífitas.

En este bosque soplan a diario los vientos alisios, hace calor y llueve con frecuencia, produciéndose una sensación térmica de humedad cálida que no termina de sorprender a los más desprevenidos.

En las cimas de las montañas que rodean al Yunke, todavía se siente un aire místico, una magia que quizás se deba en parte a la leyenda que habla de los taínos cuando subían a la parte más alta del Yuquiyu, donde reinó un poderoso espíritu que siempre protegía al pueblo taíno.

En el monte Los Tres Picachos encontrarán un camino hacia la cima, caminos que se asemejan a los tantos senderos que construyeron los jóvenes del Cuerpo Civil de Conservación en el año 1933 y 1942, que trabajaron como parte de un programa para poner fin a la Gran Depresión. Hasta hoy en día se cosechan los resultados de esta fructífera iniciativa que fue trabajada casi a mano por este grupo de personas, es decir a pala y sudor.

Hay una zona llamada Bosque Enano porque allí se encuentran muchas especies vegetales que se aferran con fuerza a la superficie. Estas plantas se han ido adaptando a las intensas lluvias y a los cambios constantes del clima tropical. Esta parte de la selva es muy hermosa, porque muestra casi siempre mucha niebla y troncos torcidos y enanos.

Foto: (Joe S.) flickr