12.jpg

En Puerto Rico, hay dos delicias muy conocidas en la cocina, que son los Amarillos y Tostones. Derivados del plátano, estas delicias se cocinan de modo muy similar, pero su sabor es distinto.

Cada vez que coman en Puerto Rico, podrán elegir varias opciones de guarnición, y los plátanos son sospechosamente habituales en la lista de opciones.

23.jpg

A pesar de que los plátanos son miembros de la familia del banano, estos son considerados un vegetal en vez de fruta. Se pueden comer en cualquier momento apenas se sacan del árbol. Cuando los plátanos se vuelven negros, significa que los azucares de la fruta han comenzado a madurar.

Cuando están en esa etapa de maduración, los plátanos se cortan de manera diagonal y se fríen en aceite bien caliente hasta que queden dorados. Estos son los famosos Amarillos. La diferencia entre el Amarillo y el Tostón es que para preparar el Tostón, hay que cortar el plátano cuando esta verde, freírlo y salarlo. La cantidad de almidón de un plátano verde es muy similar al de una papa, con una consistencia similar, por eso que al freírlos quedan con un sabor así, que se puede salar.

Cocinar el plátano verde es esencial, ya que comérselos crudos es parecido a querer comer una papa cruda.
Ya sea como Amarillos o Tostones, el plátano es uno de los principales ingredientes de la cocina puertorriqueña, que puede servir de principal o acompañamiento. Consideren estos antes de comer papas a la francesa, chips o fritas en cualquier restaurante de Puerto Rico.

Vía